Soy un tronco…

Soy un tronco...

Seguro que es una frase que has dicho alguna vez…

Yo la oigo constantemente en el mundo del deporte. De hecho me atrevería a decir que es la primera frase que me han dicho todos los deportistas con los que he trabajado.

Observa la zancada de un corredor, el revés o la derecha de un tenista…el chut de un futbolista, el lanzamiento de un waterpolista, etc…

En todos estos movimientos hay varios músculos que se contraen dando así la energía al movimiento y  otros que,  cuánto más relajados estén, más potencia, más zancada, más rango de movimiento tendrán. Por ejemplo en un lanzamiento de balonmano, cuánto más flexible sea el pecho, el torso, cuánto más se pueda llevar el hombro atrás, más rango de movimiento tendrá, y más potencia tendrá el lanzamiento.

En los entrenamientos se trabaja mucho la fuerza y la rapidez…Sin embargo, creo que descuidamos el tema de la flexibilidad. Como mucho, dedicamos unos segundos a estirar alguna parte del cuerpo, pero sólo con el objetivo de relajar el músculo.

Equilibrio.

Eso es lo que se necesita para evitar lesiones.. Se trabaja mucho la fuerza del músculo que da potencia a un lanzamiento, a una derecha, a un chut, etc.. pero se descuida:

  1. La flexibilidad de los músculos que aportarían mayor rango de movimiento y por lo tanto, más potencia al gesto.
  2. La flexibilidad de los músculos que trabajan como antagonistas en ese movimiento en concreto.

Si estudiamos cualquier movimiento, para sacar la máxima potencia necesitamos que unos músculos estén fuertes y otros flexibles. Con esto se consigue ;

1) Mayor potencia en el gesto.

2) Menor riesgo de lesiones.

Fuerza + Mayor rango de movimiento =  + Potencia  - Lesiones.

Un movimiento corporal requiere de músculos que se contraen y músculos que se relajan y expanden. Músculos agonistas (producen la acción), sinérgicos, (apoyan a los agonistas) y antagonistas (se oponen a la acción). Prestamos muchísima atención a la función agonista y sinérgica de los músculos y nos olvidamos de trabajar su función antagonista.. Estamos en la era de la fuerza. Centramos los entrenamientos en ella. Descuidamos la flexibilidad. No hay equilibrio. Por eso nos lesionamos. Por eso caemos.

Hoy la alta técnología nos permite observar movimientos a cámara lenta que nos dan muchísima información. He podido ver jugar a tenistas y adivinar de qué parte del cuerpo se suelen lesionar sólo observando sus movimientos. No es brujería, es lógica.  Unos isquiotibiales, aductores, torso y hombros rígidos anuncian lesiones, desgarros.. y  unas caderas rígidas, problemas de rodillas por la inmensa presión a las que éstas están sometidas. . Quizá la tecnología corra mucho más que nuestra capacidad para adaptarnos a los cambios..nuestra capacidad de dar prioridad a cosas nuevas, dejando en un segundo lugar aquello a lo que estamos acostumbrados.

¿Qué haces para obtener más rango de movimiento y para evitar lesiones.. ?

¿Qué parte del entrenamiento le dedicas a obtener un grado óptimo de flexibilidad?

Son muchos los deportes en los que se puede observar movimientos en los que se adivina una postura de yoga.

Al igual que cualquier movimiento, las posturas de yoga trabajan por un lado la fuerza y por otro la flexibilidad. Hay algunas donde el trabajo de fuerza es más importante, otras en las que destaca la flexibilidad y muchas en las que se trabajan ambas a la vez.

Si aislamos el gesto ( derecha, revés, chut, lanzamiento, zancada etc..), si lo trabajamos sin movimiento, trabajamos a la vez la fuerza con la flexibilidad, creamos conciencia de los apoyos y de las asimetrías…De esta manera “creamos los patrones neuronales idóneos”. El yoga además de flexibilidad y fuerza, añade “control” a la ecuación de antes.

Si todo es tan “obvio”, si USA, que es el paradigma del deporte, lo tiene totalmente implantado..¿ por qué cuesta tanto introducir el yoga en el deporte español?

Yo creo que se juntan varios motivos:

Por un lado, he observado que la palabra “yoga” suele relacionarse más con relajación y meditación..y no tanto al movimiento y al control corporal, lo que lo hace “menos atractivo.”

Otro de los obstáculos es que creo que se ha intentado introducir al deportista en el mundo del yoga. Yo creo que se podría hacer a la inversa, e introducir el yoga en el mundo del deporte. Un yoga específico para cada deporte.

Digamos ( por hacerlo simple) que el yoga se puede dividir en tres aspectos: Cuerpo , mente y alma..El deportista se puede beneficiar de la parte del “cuerpo” y de la “mente” sin ahondar en la parte más espiritual.. Quizá algún día a algún@ deportista le apetezca hacerlo…pero el no sentirlo antes no l@ habrá alejado de disfrutar de todos los otros beneficios que le podía aportar.

Y por último, y de esto puedo dar fe, muchos deportistas hacen yoga…pero es su secreto mejor guardado….

Pruébalo. Cuánto más específico sea para tu deporte, mejor. Estoy segura de que no te dejará indiferente.

Algún día es mucho tiempo.. Nada debería frenarte en tu camino hacia tu sueño…y mucho menos una lesión.

No hay comentarios

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies